Newsletter subscribe

NATURALEZA & ECOLOGÍA

Zapotecos de Oaxaca rechazan Eólica Sur, piden ayuda a la Corte

Posted: 6 septiembre, 2017 a las 10:07 AM   /   by   /   comments (0)
  • Organizaciones nacionales e internacionales solicitan la atracción del caso ante la SCJN en respaldo a la comunidad Zapoteca de Juchitán.
CIUDAD DE MÉXICO, 6 de septiembre, 2017.-Organizaciones civiles nacionales e internacionales enviaron una carta entregada a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), para solicitar la atracción del amparo promovido por más de mil indígenas zapotecos de la región de Juchitán en contra del proyecto Eólica del Sur, por considerar violados sus derechos a libre determinación, al territorio y la consulta y el consentimiento previo, libre e informado[1].
Se trata del amparo en revisión firmado por más de mil indígenas zapotecos de la citada región, el cual fue presentado en contra de las autorizaciones y permisos otorgados por la Dirección General de Impacto y Riesgo Ambiental (DGIRA) de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), así como por la Comisión Reguladora de Energía (CRE), para la implementación del megaproyecto privado denominado “Eólica del Sur”, que pretende desarrollarse en los municipios de Juchitán de Zaragoza y El Espinal en el estado de Oaxaca.
Las organizaciones de la sociedad civil, Centro de Derechos Humanos Tepeyac, Centro Mexicano de Derecho Ambiental, A.C. (CEMDA) y Fundar, Centro de Análisis e Investigación, a nombre de diversas organizaciones, presentaron la misiva ante la Primera Sala de la SCJN, en la cual exponen la necesidad e importancia de que esta Sala atraiga el amparo en revisión como una oportunidad histórica para establecer criterios importantes sobre los principios de la consulta a pueblos y comunidades indígenas, en el contexto de aplicación de proyectos derivados de la Reforma Energética, que pueden generar graves daños a las comunidades si no se ajustan a las reglas previstas en el orden constitucional e internacional.
Las organizaciones señalaron que los requisitos para que se dé la atracción, de interés y trascendencia, se cumplen en este caso, puesto que existe la necesidad de desarrollar el alcance y contenido del Derecho a la Consulta y su relación con el derecho a la autonomía y libre determinación, de conformidad a los estándares internacionales, de tal forma que contribuya en la resolución de los conflictos socioambientales en todo el país.
Entre los puntos a destacar se menciona que el proyecto Eólica del Sur ejemplifica lo que ha sucedido en México con las “consultas” implementadas por el gobierno mexicano, por tratarse de un caso en el que la Secretaría de Energía simuló “consultar” a la comunidad indígena zapoteca de Juchitán, mientras diversas autoridades federales ya habían otorgado los principales permisos del proyecto. Ello, a la luz de los estándares internacionales, limita el derecho a la consulta a un mero trámite sin ningún efecto protector de los derechos colectivos de los pueblos.
Las organizaciones consideraron preocupante la forma en que el Juzgado Séptimo de Distrito en Salinas Cruz, Oaxaca denegó en su momento el amparo al pueblo zapoteco de Juchitán, validando una consulta con permisos ya autorizados, como si se tratase de un simple procedimiento y dejando de lado las cuestiones de fondo vinculadas con el derecho al territorio, a la libre determinación, el medio ambiente y la identidad cultural del pueblo quejoso.
Por esta razón, consideran  necesario que el Máximo Tribunal de la Nación defina el alcance del carácter “previo” de los procesos de consulta en México, al amparo de convenios, tratados internacionales y otras fuentes de autoridad. Particularmente relevante resulta definir que implementar un proceso de consulta cuando el proyecto a desarrollar ya está autorizado por diversas instancias gubernamentales no es compatible con dichos estándares y debería implicar la cancelación de los proyectos que no respeten los derechos humanos.
Esta acción se suma a la petición de las comunidades en Change.org, que cuenta con más de 31 mil firmas de respaldo a la atracción del caso ante la SCJN y tú pudes sumarte a la iniciativa.
 
Entre las organizaciones firmantes se encuentra la Fundación para el Debido Proceso (DPLF. EUA), el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (CEJIL. Centro América), WOLA (EUA), la Asociación Interamericana de Derecho Ambiental (AIDA), la Coalición Internacional para el Habitat. América Latina. (HIC.AL), Dejusticia (Colombia), Conectas (Brasil), la Clínica de Derechos Humanos de la Universidad de Seattle, la Clínica de Derechos Humanos de la Universidad de Washington, OXFAM México, el Centro de Derechos Humanos Miguel Agustín Pro Juárez (Centro PRODH), el Centro de Derechos Humanos de la Montaña Tlachinollan, Indignación. Promoción y Defensa de Derechos Humanos, SERAPAZ, el Centro de Derechos Humanos Tepeyac del Istmo de Tehuantepec, Fundar, Centro de Análisis e Investigación y el Centro Mexicano de Derecho Ambiental, A.C. (CEMDA), firmantes con una reconocida trayectoria en la exigibilidad y justiciabilidad de derechos humanos, por lo que se espera que ello contribuya a que la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación atraiga el caso de la comunidad Zapoteca de Juchitán y vele por la protección efectiva de los derechos de los pueblos indígenas.

 

TRASNACIONALES COMO MITSUBISHI Y COCACOLA, BENEFICIARIAS DE EÓLICA SUR 

A través de la plataforma social Change.org, los indígenas zapotecos piden apoyo de firma a la petición denominada “¡Pueblo Binnizá en peligro ante imposición inminente de Eólica del Sur!¡Ayúdanos!”, para que la Suprema Corte de Justicia revise el caso del crecimiento indiscriminado de una veintena de parques eólicos en los territorios del Itsmo de Tehuantepec, que padecen los  pueblos binnizá e Ikots porque “se impusieron sin respeto a nuestra autodeterminación y sin nuestro consentimiento previo, libre e informado, como lo exigen los instrumentos internacionales y nacionales. Esta situación ha generado graves impactos ambientales, sociales y culturales en nuestro entorno tradicional. A lo que se ha sumado el hostigamiento y las agresiones contra  defensoras y defensores del territorio que se han resistido al avance acelerado de estos proyectos”.

“En el caso de Eólica del Sur, financiado por transnacionales como Mitsubishi, se trata del parque eólico más grande de toda América Latina, con 132 torres de 125 m de altura total, que atraviesan nuestro territorio, obstruyen todo el paisaje y producen una alta contaminación sonora nuestro entorno. La empresa y los gobiernos en todos sus niveles pretenden anunciar este proyecto con el discurso del desarrollo y de las energía verdes, pero en realidad los grandes beneficiarios de la energía que se genera son otras grandes corporaciones como FEMSA (Coca Cola), poniéndose en entredicho el supuesto interés público que promulga la Ley de la Industria Eléctrica”.

 

LA EMPRESA SIGUE ADELANTE

De acuerdo con información de la empresa Energía Eólica del Sur SAPI de CV (Eólica del Sur), responsable de la construcción del Parque Eólico para generar electricidad a través de los vientos, estaría compuesto por:  132 aerogeradores de 3 MW cada uno para una capacidad total a instalar de 396 MW, que se ubicarían en área aproximada de 5,332 hectáreas distribuidas en dos polígonos:

Polígono Bii Nissa: 60 aerogeradores para 180 MW.

Polígono Xtipa Bii: 72 aereogeneradores para 216 MW.

El proyecto consiste en un conjunto o grupo de aereogeneradores que conforman la central o el parque eólico, los cuales aprovechan la velocidad del viento para generar electricidad con dos subestaciones, una en cada polígono, las cuales se interconectarían a la subestación de CFE llamada Ixtepec Potencia por medio de líneas de transmisión.

Y según la empresa cuenta con todos los permisos para continuar el proyecto, mecánica de suelos, estudios hidorlógicos, de topografía, vientos, estudios ambientales y cambio de uso de suelo forestal, incluso tiene los permisos de construcción del INAH porque cabe la posibilidad de que haya vestigios arquelógicos en la región.

Además refiere que cuenta con el “contrato de arrendamiento” con los titulares de los terrenos o titulares de derechos sobre los mismos, quienes siempre “serán los dueños de su terreno” y “Eólica del Sur pagará a los posesionarios/as por las afectaciones tanto temporales como permanentes que lleguen a ocurrir en los terrenos que formen parte del proyecto” .

Comments (0)

write a comment

Comment
Name E-mail Website